Por Armando Rojas Arévalo.- MARIMAR: No hagas más quinielas. Sólo quedan MIGUEL ÁNGEL OSORIO y JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA. Uno es político y el otro tecnócrata. Aquel le ha servido al Presidente desde el Estado de México, pero no es de su círculo rojo, o sea, cercano; el otro es miembro del grupo itamita que ha gobernado la economía de este país en las tres últimas décadas y hace más falta en el Banco de México que en la Presidencia.

PEÑA NIETO sabe que con AURELIO NUÑO no llegaría ni a semifinales, y con el doctor NARRO tendría el soporte de algunos grupos de universitarios, maestros y estudiantes, pero no de todos. Probablemente NARRO sería un buen candidato para el gobierno del Distrito Federal, pero la moneda está en el aire.

A OSORIO CHONG le apoyan los viejos y nuevos priistas que están porque México vuelva por el camino de las antiguas ortodoxias; a MEADE, VIDEGARAY y los neoliberales que vendieron nuestras fuentes de energía y llevaron al país a una deuda externa que ni las tres generaciones venideras acabarán de pagar.

Difícil decisión para un Presidente de bajo rating, presionado por los sectores conservadores y buena parte del panismo que quisieran hacer con MEADE la dupla con el PRI.

PEÑA NIETO quisiera que el candidato fuera alguien del Grupo Atlacomulco, pero no hay nadie relevante, excepto VIDEGARAY, quien, hay que decirlo con franqueza, no garantizaría al PRI ganar la elección con amplia mayoría. Las preferencias del Presidente están, ni duda cabe, con MEADE, pero…

¿Un político o un neoliberal? ¿Por quién se pronunciará el voto del Presidente? El PRI, que finalmente sólo contaría como maquinaria electoral, está muy dividido; empero, si pesara en los consensos OSORIO CHONG ya habría sido “destapado”.

El Frente Ciudadano ya está integrado, con sus asegunes. PRD, PAN y MC decidieron coaligarse para lanzar candidatos a diputados, senadores y Presidente de la República. El viernes pasado hubo una “cumbre” en un hotel de la Ciudad de México, en la que MARGARITA LÓPEZ ZAVALA, MIGUEL MANCERA y RAFAEL MORENO VALLE pusieron las reglas del juego: Pujar por una auscultación democrática para seleccionar al candidato a la Presidencia, con un claro veto a RICARDO ANAYA para que sea el elegido por el Frente.

A muchos extrañó que en la charla estuviera MARGARITA, cuando ella renunció al PAN y va como independiente, aunque sigue teniendo fuerza dentro de Acción Nacional con su marido FELIPE CALDERÓN haciéndole segunda. ¿Cuál es, pues, el interés de MARGARITA en el Frente? Se la “cantó” a ANAYA y lo está cumpliendo. ¿Y la presencia de MANCERA cómo debe interpretarse? Todos saben que el jefe del gobierno capitalino quiere ser, porque así lo ha dicho en repetidas ocasiones, pero dejó en claro que si hay “dedazo” en favor de ANAYA en el Frente, se deslindaría. En ese caso habría la posibilidad de que MANCERA se uniera a LÓPEZ OBRADOR y MORENO VALLE a la campaña de MARGARITA. En suma, todos contra ANAYA.

Por lo consiguiente, RICARDO ANAYA ya no es opción ni para el Frente ni para el PAN; aun así no le queda más que buscar ser candidato del PAN e ir solo con su partido a la contienda, sin participar en esto con el Frente. Empero, tiene una gran corriente opositora al interior de Acción Nacional. Sólo lo apoyarían las huestes del Jefe DIEGO y con él los salinistas. Los calderonistas con GUSTAVO MADERO y otros alfiles le opondrían férrea resistencia. ANAYA ya no es el candidato idóneo para las aspiraciones de PEÑA NIETO, de acabar con LÓPEZ OBRADOR. Además, tiene el joven queretano tiene a los medios en contra y una contra campaña le sería contraproducente.

PEÑA NIETO está en un grave aprieto. Está ante su más grande dilema. Gracias a los descalabros de su administración, el PRI tiene casi todo en contra. Si con OSORIO podría ser derrotado, con MEADE sería catastrófico.

Es obvio que lo único que le preocupa a PEÑA NIETO es derrotar claramente a ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, y eso lo obliga a decidir con prudencia, aunque su fuero interno y sus querencias le dicten otra cosa. El destino del PRI está en juego. Claro, tiene en su favor al Frente y a los candidatos independientes (MARGARITA y El Bronco), todos ellos tienen como enemigo común al tabasqueño.

POR VÍA DE MIENTRAS, ya le quitaron a AMLO el apoyo de SLIM, con eso de que el favor que le hicieron a éste al devolverle el derecho de cobrar renta de la infraestructura de Telmex a las demás telefónicas, tiene que pagarlo de alguna manera. Y si SLIM resultara agraciado con la Medalla Belisario Domínguez, más, todavía.

La campaña mediática por quitar amigos a AMLO es obvia. Lo hicieron con MONRREAL y ahora van con EBRARD. A éste ya le sacaron sus trapos al sol: Que tres de sus cinco hijos estudian en Canadá e Italia y en el mejor colegio de México, donde le cuestan alrededor de 5 millones de pesos al mes; que cómo le hace si no tiene empleo ni ingresos claros.

 

Dejar respuesta